Menú Cerrar

Caracola

Caracola de tierra que
desde la tierra me reclamas
y con tu diferencia
te haces ver.

Te ofreces de inmediato
sin revelar tu propósito.
te tomo, te guardo,
te miro, te escucho…..

Hasta mi llega
lo que tu hueco
permite:
Silencio habitado
de profundidad

Espiral sembrada
en la superficie terrena
despertador de oficio,
reclamo del interior

Me adentras, me llevas
con diligente y sencilla
labor y me tornas
empapada de Ser
con la espuma aún
de la alegría de la verdad,
del descanso de una evidencia:
Soy

Te vas inesperada,
ruedas hacia algún rincón oculto
para, de nuevo, ser descubierta,
dejando un vacío,
suscitando un deseo en mi

Y me asombra el movimiento
que asoma en mi corazón:
quiero ser caracola
que cuando te acercas
te ofrezca susurros.

Una oquedad que se torna Presencia

Magdalena Rodríguez
Descanser otoño
Betania noviembre 2018

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 16 =