Menú Cerrar

Dándole forma a la profundidad en nuestra vida cotidiana

935f607b-e74b-463f-af42-52e58e95786f

Lo que somos en lo profundo, nuestra esencia, tiene en sí misma de manera nuclear el movimiento de la expansión; es decir, la manifestación es connatural a ella. No es posible permanecer sólo en ese estado de Ser sin que tome forma en la superficie, sin que se vaya encarnando en cada uno de los ámbitos de la vida.
Por decirlo de otra manera, crear es ir haciendo posible que realidades espirituales intangibles vayan haciendose realidades materiales tangibles.
Por eso todo lo creado está impregnado y participa de las realidades fundantes que son: la Verdad, la Bondad y la Belleza. Es el Amor el que les da Vida, les insufla su soplo y permanece en su latido.
Somos creadores, este don forma parte de nuestra identidad humana.
Y lo sepamos o no continuamente estamos creando realidades en nuestra vida personal y contribuyendo a la manifestación de realidades en la vida comunitaria.
Nuestra responsabilidad es el tipo de realidad que creamos. Está en nuestras manos, en las de cada uno generar ” cielos” o “infiernos”…..depende de si se está manifestando nuestra profundidad a través nuestra o no y del grado de conciencia o inconciencia con el que vivimos este proceso.

Decía San Francisco de Asís:  “Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 8 =